Después de 4 años de no tener participación en el festival más grande rock en Latinoamérica regresamos a tocar a la Carpa Intolerante…. Gran tokin, con nervios y muchas ganas de demostrar que la música instrumental está a la alza y la gente que se dió cita lo pudo constatar, gracias toda la gente que abarrotó la carpa desde el primer guitarrazo…. Les pegamos una reseña que creemos es la más acertada para describir todo lo que se vivió esa noche….gracias a los amigos de Cerveza Indio. Los elásticos vive latino 2015 Carpa Intolerante

Aún no inicia y ya cuento casi una veintena de luchadores de cuerpo flaco. Ahora sí, la carpa se va a poner de bote en bote. Antes de buscar un lugar para no sufrir una lesión (perdón ya soy un luchador de edad avanzada) una voz desconocida grita “queremos surf”. Estoy rodeando de los cuasi últimos bailadores frenéticos del Vive Latino 2015, soy sincero; les temo. Ya puestas las máscaras algunos desconocen. Me alejo de las parejas que se van a abrazar. ¡Qué flojera!, en este momento se viene a sufear y… ¡ups! Demasiado tarde ya no puedo regresar, estoy atrapado en medio del escenario. Ya agarré valor. Voy a iniciar el último festejo en medio del escenario.

Los sentados se levantan y todos ya andan power. Los Elásticos acaban de iniciar y el sonido del bajo ya forma un remolino, el piso se mueve y arrancamos; ya no hay miedo sólo ganas de saltar y, ¿por qué no?, salir vivo.  Que más da, ya estoy bañando en cerveza. Vamos de nuevo adelante a ver si de cerca una de las dos chicas elásticas se enamora. “Señores arriba los Pumas y arriba la Lucha libre”, Los Elásticos son cuatro: bajo, dos guitarras y batería. Por un momento juré que eran relevos australianos: seis de cada lado. “No tengo ni idea de cómo se llama esa canción”, me responde otro enmascarado. Al ver mi insistencia por saber, mejor se va y le mienta la madre a alguien de arriba del escenario.Ya me cansé… aún con vida y feliz y para festejar salgo un poco del escenario y me encuentro a unos amigas. “Ya vamos a ver a Galatzia, ¿jalas?” Claro que no, ya están de nuevo en short pequeño las dos chicas elásticas. Veo volar un cuerpo rumbo al escenario pero es detenido antes de llegar a la barda por los de seguridad. Estoy agotado y busco las orillas del escenario para escapar pero esas 4 cuerdas elásticas no me dejan escapar. Veo sobre hombros a una chica que según yo, me hace un gesto de ir para allá. Estoy equivocado, ella sólo tiene ojos para los cuatro enmascarados sobre el escenario. Llega la última y me advierten: “Ésta es para bailar slam”, a lo que digo: “¿más?”.Sigue el slam y casi con el último respiro de fuerza, subo la cabeza y vuelvo a brincar: mis piernas ya son elásticas. No necesito máscara, ¡soy uno de Los Elásticos! No, en realidad Los Elásticos somos todos. En teoría y, para rematar baile surf, salí ileso.

Fotos: Polvora

Nota: Jonas Fierro

 

VIVE LATINO NOTICIAS2