Dos mil once, escenario principal, cuatro enmascarados y una chica bailando frenéticamente…y cerca de cincuenta mil almas al frente.  Fuimos una de las bandas más destacadas del día… aun con la presión que implica debutar en el festival más grande de Latinoamérica.

 

Share